CLASIFICACIÓN DE LAS HERIDAS
 
HERIDAS
CLASIFICACIÓN DE LAS HERIDAS
TRATAMIENTO PARA HERIDAS
CLASIFICACIÓN DE LAS HERIDAS

Heridas abiertas
En este tipo de heridas se observa la separación de los tejidos blandos. Este tipo de herida tiende a infectarse fácilmente.

Heridas cerradas
Son aquellas en las que aparentemente no hay lesión, sin embargo, la hemorragia se acumula debajo de la piel, en cavidades o viseras. Aunque, aparentemente no ha sucedido nada, las lesiones internas pueden ser de gravedad.
Este tipo de lesiones deben ser tratadas por un médico inmediatamente.

Heridas simples
Son heridas que afectan la piel, sin ocasionar daño en órganos importantes como: rasguños, heridas pequeñas, arañazos.

Heridas complicadas
Son heridas extensas y profundas con hemorragia abundante; generalmente hay lesiones en músculos, tendones, nervios, vasos sanguíneos, órganos internos y puede o no existir perforación visceral.

Casos con heridas especiales
Existen casos especiales de heridas como: Neumotórax abierto o herida perforante en el tórax: es la presencia de aire en la cavidad pleural, producida por la entrada de aire desde el exterior (herida torácica), y provoca un dolor intenso y dificultad respiratoria.
Heridas perforantes en abdomen
Las complicaciones más frecuentes de estas heridas son:
Hemorragia interna: prevenir el choque hipovolémico.
Perforación del tubo digestivo.
Salida de asas intestinales.

Amputaciones traumáticas
Se denomina amputación traumática a la pérdida de algún miembro, o parte de él, como consecuencia de un traumatismo. En estos casos suele actuar un acto reflejo de constricción de los vasos sanguíneos producido por la depresión, retrasando que la persona muera desangrada (aunque existe inevitablemente abundante pérdida de sangre).


imagen
DIFERENCIA DE CADA UNO DE LOS TIPOS DE HERIDAS